Secuestro estilo camorra – solidaridad a Yoani Sánchez

Yoani Sánchez (La Habana, 4 de septiembre, 1975) es una filóloga y periodista cubana, licenciada en filología en 2000, en la Universidad de La Habana, ha alcanzado renombre internacional y varios premios por sus artículos y crónicas, críticas con la situación social de Cuba bajo el castrismo.

Es conocida por su blog Generación Y, que publica desde abril del 2007 con dificultades por no poder acceder a él desde su país, auto-definiéndose ella misma como una “blogera ciega”. Generación Y es un Blog inspirado en gente como yo, con nombres que comienzan o contienen una “i griega”. Nacidos en la Cuba de los años 70s y los 80s, marcados por las escuelas al campo, los muñequitos rusos, las salidas ilegales y la frustración.

El mismo Fidel Castro critica a Yoani. Castro firmó el 4 de Junio del 2008 un prólogo del libro Fidel, Bolivia y Algo Más, que recibió como obsequio de Evo Morales, Presidente de Bolivia. En ese prólogo, Fidel cita varias frases del blog de Yoani, a la que alude como “una joven cubana” sin emplear su nombre, acusándola de “realizar labor de zapa y prensa neocolonial de la antigua metrópoli española que la premia,” aludiendo al premio Ortega y Gasset recién recibido por Yoani.

La revista Time la incluyó en su lista de «las cien personas más influyentes del 2008», diciendo que «delante de las narices de un régimen que nunca ha tolerado a la discrepancia, Sánchez practica lo que no pueden hacer los periodistas que trabajan con papel: libertad de palabra».

El seis de noviembre de 2009 varios diarios recogieron la noticia de que, dirigiéndose a una manifestación por la Paz que se celebraba en La Habana, Yoani, acompañada del escritor Orlando Luis Pardo y la blogera independiente Claudia Cadelo, fueron interceptados por presuntos tres agentes de la seguridad del estado vestidos de civiles que se bajaron de un coche negro. Yoani y Claudia contaron poco después los hechos en entrevistas telefónicas concedidas a Radio y Televisión Martí.

Según su testimonio, los agentes les indicaron que se subiesen en el coche, a lo que se negaron dado que no les presentaron ninguna orden de arresto. Entonces Yoani y Orlando fueron introducidos en el coche negro por la fuerza, mientras que Claudia era llevada por una patrulla policial. En el interior del coche Orlando fue inmovilizado al tiempo que Yoani era golpeada, mientras le advertían de que había llegado demasiado lejos con sus escritos. Veinte minutos más tarde fueron liberados en varios lugares alejados de la manifestación, que transcurrió con normalidad

Cerca de la calle 23 y justo en la rotonda de la Avenida de los Presidente, fue que vimos llegar en un auto negro –de fabricación china– a tres fornidos desconocidos: “Yoani, móntate en el auto” me dijo uno mientras me aguantaba fuertemente por la muñeca. Los otros dos rodeaban a Claudia Cadelo, Orlando Luís Pardo Lazo y una amiga que nos acompañaba a una marcha contra la violencia. Ironías de la vida, fue una tarde cargada de golpes, gritos y malas palabras la que debió transcurrir como una jornada de paz y concordia.  Los mismos “agresores” llamaron a una patrulla que se llevó a mis otras dos acompañantes, Orlando y yo estábamos condenados al auto de matrícula amarilla, al pavoroso terreno de la ilegalidad y la impunidad del Armagedón.

Fuente: http://www.desdecuba.com/generaciony/ & wikipedia

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *